No en todo profesor hay un ingeniero

Me sentí atraído por internet desde el principio. Fue un flechazo allá por 1998. Me adentré en ese mundo hasta que llegó a ser, durante unos años, casi como una segunda profesión y tuve hasta mi propia empresa. En 2001 o 2002 empecé a aplicar algo de lo que había aprendido durante aquellos años sobre internet a la práctica docente.
Quiero decir que mi relación con las llamadas nuevas tecnologías no es como la más habitual entre los docentes. No es un mundo extraño al que me haya acercado para ver qué que puede aportar a la Educación, sino el mundo desde el que he visto lo rudimentaria que es todavía la aplicación de las NNTT a la Educación. No es solo déficit de uso o de interés, también falta aún comprensión de la revolución que internet supone para el conocimiento y, por supuesto para la Educación.
Es sintomático que, en muchas ocasiones, los educadores van detrás de las empresas tecnológicas: estas inventan la herramienta y aquellos tratan de adivinar cómo usarla. Véase el caso casi cómico de twitter, una herramienta, en sí misma, tan educativa como una alcachofa. Pero el ejemplo valdría lo mismo con  Moodle, WordPress  o cualquier otro cachivache.
¿No debería ser al revés con más frecuencia? ¿No debería ser primero la necesidad o propuesta pedagógica y después la creación de la herramienta adecuada? ¿No deberían ser, en ocasiones, los educadores quienes señalaran a los desarrolladores qué herramientas educativas crear?
Quiero decir que la reflexión tecnológica va por delante de la reflexión pedagógica. La tecnología avanza sin cesar -esa parece ahora mismo toda su reflexión– y nos avasalla imponiendo sus realidades y sus consecuencias inapelables frente a cualquier especulación previa. No te canses filosofando sobre las relaciones entre cuerpo y alma, que vendrá uno y hará un transplante de cabeza.
Urge una revisión de la educación tan profunda como la revolución tecnológica que se nos viene encima.

La complejidad creciente y el ritmo exponencial al que evolucionan las NNTT hacen impensable exigir a cada docente que sea un experto-siempre-al-día en NNTT.

En otro orden más concreto, falta más iniciativa del lado docente para proponer usos educativos de las NNTT.
Una anécdota con un ejemplo muy concreto, pero significativo: algunos docentes se pasaron años reclamando en los foros de wordpress,org  un plugin decente para wordpress de ejercicios aurocorregidos (quiz). No es que no se pudiera hacer, es que no había un programador al que le interesase el tema, ni un profesor en aquellos foros que supiera programar con worpress lo necesario para tal fin.
Pero desde que aparecieron, por fin, primero mTouchquiz y luego WP-pro-quiz , dos plugins de quiz bastante satisfactorios, se han descargado miles y miles de veces del repositorio de plugins de worpress.org.
La necesidad estaba ahí, pero los programadores no tenían idea de la relevancia del tema para el uso educativo de wordpress. Tuvieron que insistir los profesores.
Web 2.0 iconsEn definitiva, no soy de los que miran por encima del hombro  o consideran cavernícolas a quienes no usan esas NNTT. He llegado a la conclusión de que el camino  no pasa por que cada maestro sea un ingeniero. Eso es imposible. Cuando los profesores sean robots, de acuerdo, pero, de momento, imposible:P
La complejidad creciente y el ritmo exponencial al que evolucionan las NNTT hacen impensable exigir a cada docente que sea un experto-siempre-al-día en NNTT.
A no ser que el cambio llegue a ser algún día tan vertiginoso que enseñar a los individuos a sobrevivir en esa vorágine pase a ser el principal objetivo de la educación…

Quedamos, pues, a expensas de empresas o de iniciativas free que sepan adaptar en cada momento la mejor tecnología a las necesidades de la educación y que ofrezcan a los docentes herramientas potentes y de fácil uso.
Esto, sin embargo, no puede dejarse solo en manos de programadores. La visión del profesor debería ser tenida en cuenta. Seguramente cualquier idea puede que tenga su traducción tecnológica, pero las ideas sobre Educación suelen tenerlas los educadores y su voz debería llegar a los ingenieros innovadores.

un cuerpo de profesores especialistas que actuaran como asesores permanentes de NNTT en los centros

En relación con todo esto, no sé si sería una propuesta realista que hubiera un cuerpo de profesores especialistas que actuaran como asesores permanentes de NNTT en los centros. Profesores especialistas en NNTT y expertos en las NNTT especialistas en educación; pero sobre todo, profesores.
Unos asistentes de zona que cubriesen un grupo de centros,  con una distribución similar a la de los inspectores, por decir algo orientativo. Unos asesores en contacto permanente con los centros -mejor con horas fijas de trabajo en cada centro- y en contacto permanente con la innovación educativa y las novedades tecnológicas y capaces ellos mismos de innovar y de reflexionar sobre Educación y NNTT.
Un escalón con el objetivo de acercar permanentemente Educación y NNTT que, como digo, no sé si será realista. Probablemente todo quede al final en manos de empresas que vendrán a hacer un papel equivalente al de las editoriales clásicas.