Usar la libertad de internet para atarlo todo bien atado

¡Y encima cobrarnos por ello!
La última “tendencia” “pedagógica” local(sic) pregona el uso de las nuevas tecnologías para adiestrar a los profesores de una buena vez. ¡Ya iba siendo hora!

Gracias a internet, tendrás bien sometida tu creatividad e inventiva con unos buenos latigazos de reuniones, papelanganos, rúbricas y demás hojarasca.  ¿Así que no te gustan las nuevas tecnologías? O, lo que es peor: ¿así que te gustan? Pûes te van a meter por un embudo innovación de  garrafón hasta que se quiten las mismitas ganas de vivir.
Especímenes impresentables, con carpetas  señoritamente ordenaditas, te leerán la cartilla en cursillos y moocos insoportables, deleznables, miserables. Llegarás a odiar la coletilla internet y educación. Tú mismo escribirás pliegos y pliegos de barbaridades en etrusco, enganchado al espidifen, apilando trienos con mal sabor de boca.
Hincho de rellenar papeles, pero dibujarás con tu dedo los análisis sintácticos en la pizarra digital y serás toda una estampa del siglo XXI.

¿Ahora resulta que las “Nuevas Tecnologías” van a usarse para meternos más en vereda¿ ¿Hace falta tener un moodle (disfrazado de lo que quiera la empresa de turno, pero moodle) para estar a la última en innovación tecnopedagógica? ¿Tienen que cobrarnos las empresas por enseñarnos cómo innovar?  Por no hablar de que cambiar el libro por el libro digital, la pizarra por la pizarra digital y el cuaderno  de notas por moodle no es innovar, sino una tentativa desesperada de disfrazar y perpetuar lo antiguo. Sï, esos cachivaches, moodles tuneados que nos venden las empresas como portales de centro son -¡en tantos sentidos!- opuestos a lo nuevo.
Y eso mismo representa, diabólicamente esta tendencia que pretende usar el moodle, directamente, como látigo con el que burocratizarnos  ya por completo y para toda la vida: lo más opuesto a lo nuevo.

Eso es lo que quieren vendernos (literalmente) como lo último. Porque han descubierto que igual que controlamos a los alumnos con el cuaderno de notas de moodle, pueden controlar a los profesores con las mismas inefables capacidades de moodle.

Pedagoprografarfollacontrol  por un tubo a la vista y ¡online!
Y muchos impresentables que no podremos eludir.